Transformando el estado de cuenta: un nuevo canal de comunicación bidireccional e inteligente.

Establecer un vínculo personal con un cliente —en cualquiera que sea el negocio— es una tarea difícil, pues hay que saber cómo hablarle y a través de qué medio hacerlo. Las instituciones financieras, en particular, tienen una oportunidad especial: ellas conocen nuestros hábitos de consumo y cuentan con canales de comunicación para acercar información relevante a los clientes, no sólo para acercar productos o servicios que sean atractivos para nuestro estilo de vida sino para mejorar nuestra experiencia a través de acciones de servicio que se adelanten a nuestras necesidades. Uno de los canales más útiles que tienen son los estados de cuenta.

Hoy por hoy,  el 95% de las personas que tienen un servicio bancario, leen al menos una vez sus estados de cuenta —85% dos veces—, sin embargo, lo ven para corroborar si es suyo, la cantidad a pagar y la fecha límite. Fuera de eso, el resto de la información se borra de la bandeja de entrada o se tira a la basura simplemente porque el contenido no es relevante para la persona, porque está diseñado en términos transaccionales y de la estructura normativa y no en términos del cliente, su estilo de vida y sus necesidades. Esto abre paso a una gran oportunidad: aprovechar y transformar el estado de cuenta y convertirlo en un canal de comunicación y servicio con el cliente.

¿Cómo hacerlo? El primero de los retos es precisamente cambiar la perspectiva desde la cual se diseña la comunicación con los clientes: el cliente necesita una herramienta que le ayude con su vida diaria:

  • Entender y planear mejor sus finanzas.
  • Definir metas financieras y ayudarle a cumplirlas.
  • Facilitar sus necesidades de servicio, por ejemplo, levantar y dar seguimiento a aclaraciones, diferir gastos, domiciliar pagos, entre otros.
  • Acercarle productos y promociones relevantes para su estilo de vida, que contemple sus hábitos, contexto, preferencias y también lo que no le gusta.

La tecnología nos permite hoy aprovechar la información de los clientes para servirlos mejor y tener una comunicación más efectiva y usarla a favor de ellos.

En Linko estamos transformando el estado de cuenta tradicional;  hemos creado un documento inteligente e interactivo con el que se le da el poder, al cliente, de solucionar distintas inquietudes desde ahí mismo, como: hacer aclaraciones, domiciliar pagos, diferir cargos a meses (viendo de cuánto quedaría cada pago mensual y cuándo se terminaría de pagar), aceptar promociones, contratar nuevos servicios, y más. Estos son algunos de los beneficios que ofrece un estado de cuenta inteligente e interactivo, desarrollado con tecnología de punta y bajo el expertise de Linko, empresa enfocada en mejorar la eXperiencia de cliente de los usuarios de servicios financieros, a través de tecnología e innovación por más de 12 años en el sector financiero.

Imagina que puedes brindarle a tu cliente un estado de cuenta bancario  en el que puede ver el comportamiento de su saldo final en una gráfica atractiva; o, con la información que tiene tu institución sobre sus hábitos, que tu cliente pudiera recibir publicidad segmentada de acuerdo a su perfil; es decir, si viaja seguido a Cancún, se le podrían ofrecer tarifas y paquetes especiales  sólo a un clic de distancia (venta cruzada).

Esto haría, no sólo feliz al cliente, sino que se refuerce la relación existente y perdure con el tiempo. Además, aprovechando que las instituciones están comprometidas con el medio ambiente y buscan ahorrar papel, el uso de documentos digitales es un punto más a favor para la implementación de esta solución.

¿Ahora sabes por qué tus estados de cuenta no están funcionando como deberían, o cómo podrías transformar un documento en un canal de comunicación bidireccional y usarlo a tu favor?

Leave a Comment

*Required fields Please validate the required fields

*

*